Qué decimos del libro

Deseamos que el libro llegue a la mayor cantidad de personas posible. Es un libro que puede ayudar mucho: aporta información esencial y novedosa en temas fundamentales para nuestra vida como Nutrición y Medioambiente.

En ambos temas cargamos con prejuicios, mitos, creencias que obstaculizan nuestro anhelo de salud y vida plena. Confiamos en que este libro ayude a esclarecer y poner las cosas en su lugar a través del conocimiento.

Este libro no dice “no seas vegetariano o vegano”, no dice “comé carne o dejá de comerla”; dice, hagas lo que hagas, elijas lo que elijas comer, estate atento a los nutrientes esenciales (te muestra con claridad cuales son) porque el organismo no los produce, hay probabilidades de que no los estés incorporando con la dieta, con lo cual pueden estar faltándote…. y son esenciales. 

Creemos que estando bien nutridos y viendo con claridad el daño que le hacemos a la Tierra, podemos por fin empezar a hacer lo que tenemos que hacer para parar ese daño.

La misma calidad de información que te acerca el libro en el aspecto nutricional, la brinda en relación a lo medioambiental. Nos muestra así la íntima conexión que existe entre nosotros y la Tierra; cómo aquello con lo que nos alimentamos puede –y debe !- recuperar a la Tierra o puede continuar dañándola. Lo que es bueno para nosotros, es bueno para la Tierra, y lo que la perjudica, nos perjudica.

Si el libro es contra algo, es en contra de una civilización especializada en destruir, en dañar, especializada en la pequeña ganancia de corto plazo; una civilización incapaz de aprender de la historia y de sus propios errores.

El Mito Vegetariano rompe paradigmas, prejuicios, preconceptos y dogmas. Y todo esto en un libro que se deja leer como si fuese una novela.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Qué decimos del libro

  1. Mensaje a los adminitradores, “si lo habilitan este es el texto que va, y este es el lugar que creo más conveniente”. El anterior que está en otro lago pido que lo borren”. Muchas gracias….

    ———————————————————————————————

    No pude leer el libro, llegue aquí a través de un reportaje subtitulado en el que conocí a la autora. Aunque hay datos científicos erróneos o muy cuestionables, realmente quedé sorprendido por su línea de pensamiento, y la contundencia de sus argumentos. Varios de sus pasajes y enfoques, golpean como verdaderas epifanías. Me ví tremendamente representado en muchos de ellos.
    Como apretada síntesis, creo que el abordaje de la alimentación debe hacerse por varios carriles. Los más importantes filosóficos, fisiológicos y ambientales.

    Filosóficos: no encuentro nada malo en matar animales domésticos o silvestres para alimentarse, si lo realizamos en un marco verdaderamente sustentable. Lo que me parece un horror es el sufrimiento monstruosamente innecesario, de largo plazo, de la cría intensiva moderna. Matar un pez, ave, cabrito o un ternero, que tuvo una buena vida en condiciones de libertad o cría extensiva, hacerlo limpiamente con el menor sufrimiento, aunque el proceso de matar no sea agradable, me parece completamente coherente y natural. Simplemente hacerse cargo del lugar que ocupamos en la cadena alimentaria, desde hace millones de años. Otro punto tiene que ver con las plantas,… ¿acaso el sufrimiento y la piedad es monopolio del reino animal,… las platas no sienten o sufren??? Existen numerosos estudios que indican que lo hacen y mucho. Cualquiera que las tenga en la casa, que las cuide con amor y devoción, puede dar cuenta empírica de ello.
    ¿Una vaca vale más que el algarrobo arrasado por una topadora, con el increíble sostén de vida que genera?….. ¿Un pollo vale más que su peso en proteína de miles de brotes germinados (llamados a la vida como embriones) para comer en ensalada??? ¿Alguien tiene idea la cantidad de animales que se matan, por el simple hecho de usar electricidad, agua potable, prender un mechero, cargar combustible en un auto, o todo el desecho químico y plástico que implica la vida moderna? ¿Lo que pasa a cientos o miles de kilómetros cuando accionamos cualquier interruptor de energía en nuestra casa? ¿O al comer “alimento balanceado para humanos”, finamente empaquetado en góndolas de supermercados?
    Algo que se ignora cuando se habla de anatomía comparada con los simios (somos un tipo de ellos) es el redondeo de proteína animal que realizan muchísimos de ellos. Un ejemplo son los bonobos y chimpancés, los más cercanos a Homo sapiens. Importante cantidad de insectos, anélidos, pequeños reptiles y anfibios, como “cápsulas” de alimento extremadamente concentrado (hasta un 50% de su peso en proteína). No dejando pasar la oportunidad de comer carne fresca o carroña cada vez que la oportunidad se presenta. Ver la expresión de éxtasis y avidez cuando los consumen, es un claro indicativo de lo importantes que son para su fisiología. Como los hombres antiguos, venerando huevos y vísceras de animal.
    El vegetarianismo y el veganismo, ofrece cientos de cosas sumamente valorables que hay que incorporar a nuestras vidas. Algo de lo que hay que nutrirse y meditar, con gran seriedad. Pero encuentro pésimo su imposición categórica y moral, que nada tiene que envidiar a los más rancios extremismos religiosos.

    Fisiológicos: ni carnivoría extrema, ni mesianismo vegetariano (lo dice alguien que lo fue vegetariano por casi 4 años, y que esos años no fueron los mejores de su vida). La idea es una dieta variada y basada en la lógica. Hoy la base o grueso de mi alimentación son frutas y verduras (preferentemente crudas), frutos secos y semillas activadas. Complementados con algo proteína animal (huevos, carne y pescado). Junto a una cantidad cada vez menor de cereales (siempre que se pueda integrales) y lácteos, lo que más trato de evitar. De la misma manera que una dieta variada en su mayoría vegetal me hace sentir muy bien, prescindir de un “redondeo” de proteína animal me deja por los pisos.
    Un problema fundamental aquí, y no se si lo aborda el libro, es como se produce esa comida, el grado de industrialización que tenga. Más industrialización, más contaminación ambiental y toxemia corporal, las peores crisis sanitaria de nuestra generación, y completamente oculta a la opinión pública. En caso de vegetales que sean orgánicos, en el caso de los animales que sean silvestres o no provengan de cría intensiva. Generando siempre que se pueda un nexo directo entre productor y consumidor, conocerse la cara, sin nefastos intermediarios industriales. Algo que en la ciudad, por más que se quiera, resulta una misión cada vez más difícil.

    Ambiental: por mi profesión estoy no menos de 70 u 80 días por año metido bien profundo en la naturaleza, para ver lo monstruosamente nocivo que es la agricultura intensiva. En términos de fabricar alimentos, si uno transita un potrero de ganado en una densidad razonable, es posible ver la vida florecer de mil maneras: aves, insectos, anfibios, y un suelo bien abonado y rico en bacterias benéficas, con ríos que corren razonablemente sanos y llenos de peces. En cambio un campo monocultivado, rociado de agroquímicos, es la máxima representación de la muerte, un desierto verde donde encontrar algo vivo y sano es casi un milagro. Y los ríos, que como venas tendrían que ser senderos de vida, se transforman en cloacas a cielo abierto que diseminan las toxinas, por todo el continente y hacia su destino final, los océanos.

    El ser humano industrial, historia de un envenenador sistémico. La guerra más vieja del mundo es la del hombre contra el árbol. Nos preceden bosques y praderas, mientras los desiertos nos pisan los talones….

    En este sentido creo que el camino es la cría de ganado a campo abierto, y la agri“cultura” al estilo Pacho Gangotena. ¿Qué no alcanza para alimentar a 7000 millones? Por supuesto, si queremos hacer de este planeta un lugar limpio, saludable y sustentable tenemos que ser muchos menos, planificar ser 5000 en 50 años (aunque duela), y no ver como seguimos arrasando y toxificando todo para cuando seamos 15.000!!!! Al “avión de la humanidad” se le va acabar la nafta. O unimos lo mejor de la sabiduría ancestral con lo mejor de los conocimientos industriales (lo mejor de ambos mundos) para aterrizar suavemente, o seguimos apretando el acelerador como psicópatas adictos al poder o el dinero para estrellarnos envueltos en llamas.
    En este sentido soy tremendamente negativo, y creo que el destino de la humanidad es morir ahogada en sus propios tóxicos, como un montón de bacterias en una Cápsula de Petri. Y vistos desde la inmensidad del espacio, al estilo Carl Sagan, hombre y bacterias somos casi lo mismo….
    La enfermante locura de cambiar una pradera completamente sana y sustentable con 60 millones de bisontes, por una pradera de destrozada y camino a la desertificación, con 60 millones de vacas de feedlot, con los monopolios como gestores del “monstruo, es lo más brillante que le escuche decir Lierre Keith.

    Estas son mis ideas, frutos de mucho andar, estudiar y experimentación personal. Con todos mis errores, espero que sirva de algo para alguien; este es su único sentido. En el contexto y sociedad actual poner esto en práctica es muy, muy difícil. Y va a ser cada vez más difícil a medida que pasen los años. Como decía Ortega y Gasset somos nosotros y nuestra circunstancia,…. Y más que la meta, el sentido y la trascendencia de la vida esta en como transitamos o evolucionamos a lo largo del camino.

    • Hola Diego, un gusto leer tu comentario. Disculpas por el tiempo transcurrido pero han sido tiempos intensos. No puedo más que coincidir con todo lo que expresas. Solo responderte que sí, el libro aborda la cuestión de la industrialización del alimento, pero más que nada en relación a la cría del tipo feed lot (industrialización en la cría de animales). Nuevamente gracias por tu extenso y enriquecedor comentario. Saludos, Félix

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s